25 jul. 2011

Lánzate con nosotros a la Campaña 3 veces + recursos para + causas ciudadanas

Ante la urgente necesidad de fortalecer las organizaciones de ciudadanos, demandaremos al Poder Legislativo la modificación del Artículo 95 de la Ley del Impuesto sobre la Renta para que todas las OSCs, sin fines de lucro y que destinan todos sus ingresos para realizar actividades reconocidas como de interés público en el Artículo 5º. de la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por las OSCs (Ley de Fomento), sean consideradas como no contribuyentes y pueden obtener el estatus de donataria autorizada ante el Servicio de Administración Tributaria.

El marco fiscal actual no ha promovido la sustentabilidad financiera de las OSCs ni el crecimiento de las donaciones privadas para que se canalicen a todas las OSCs, bajo una inversión social institucionalizada. Muy pocas instituciones sin fines de lucro pueden ser donatarias autorizadas porque la Ley del Impuesto sobre la Renta no reconoce a todas las actividades que realizamos las OSCs como susceptibles de recibir autorización como donatarias o como no contribuyentes:

Alrededor de 12,200 OSCs inscritas en el Registro Federal de OSCs no son donatarias autorizadas. En este caso se encuentran organizaciones sociales que trabajan por mejorar la calidad educativa, las que buscan promover el deporte no profesional, defender los derechos de los consumidores o la libertad de expresión y prensa, entre otras; que sólo en circunstancias excepcionales y con muchas dificultades podrían obtener autorización como donatarias.

México necesita que este panorama cambie: que todas las causas ciudadanas puedan contar con los mismos beneficios fiscales y que los donantes privados puedan apoyar todo tipo de proyectos sociales.

Al ampliar el régimen de donatarias autorizadas se hace posible que los recursos disponibles se multipliquen por 3 y más.
Cuando un ciudadano contribuyente decide donar 100 pesos a una asociación sin fines de lucro autorizada para dar recibos deducibles de impuestos está aportando 3.3 veces más dinero para el desarrollo social de México, porque solamente podrá deducir 30 pesos.

La decisión del donante es deducir 30 pesos de impuestos, que el gobierno ya no podrá invertir en programas sociales, pero a cambio, dona 100 pesos a una asociación para que lleve a cabo un proyecto social. El donativo del contribuyente no es una disminución fiscal es una inversión social que retribuye: el gobierno deja de percibir 30 pesos vía impuestos y, al mismo tiempo, deja de erogar 100 pesos para gasto social.

Esta inversión se multiplica por 3 y + porque, además, la organización que recibe el donativo aporta 3 pesos más para hacer realidad un proyecto social.


Con los donativos privados a OSCs gana México:

+ ganan los beneficiarios de los programas sociales de las organizaciones donatarias.
+ ganan las OSCs que se fortalecen y logran realizar su objeto social.
+ gana el gobierno que tiene a su cargo la atención de las causas sociales más urgentes, pero que no cuenta ni con los recursos ni con la infraestructura suficientes para enfrentarlas.
+ gana México.

LOS MÁS LEÍDOS