29 ago. 2011

Las OSC en los medios de comunicación

A partir de la publicación del artículo de Mónica Tapia en el suplemento Enfoque de Reforma, varios periódicos de circulación nacional, y algunos locales, han publicado artículos de opinión sobre el papel de las organizaciones de la sociedad civil en los sistemas democráticos. Este debate es bienvenido porque, a pesar de que, desde hace varios años, las propias organizaciones hemos colocado el tema en la agenda pública y logrado la promulgación de una Ley marco para las OSC (Ley de Fomento), así como la creación de instituciones para su implementación, se requiere continuar incidiendo para que se reformen otras leyes y se homologue el marco regulatorio para incentivar la creación y el fortalecimiento de OSC.


El balance sobre las políticas públicas de fomento a OSC durante la administración calderonista es más bien negativo, en lugar de mejoras, tuvimos que enfrentar varios intentos por echar atrás algunos logros anteriores. Por ejemplo, a principios del sexenio, con el abrupto cambio de administración en el Instituto Nacional de Desarrollo Social y la llegada de funcionarios desconocedores del sector de OSC, las OSC tuvimos que defender al Programa de Coinversión Social, ante la amenaza de echar atrás las reformas realizadas durante los primeros años de la década del 2000, que habían logrado que el Instituto ganara la confianza de la mayoría de las OSC. Afortunadamente varios funcionarios fueron sustituidos y el Instituto recobró la relación con la sociedad civil organizada.


Otro ejemplo, en el año 2007, cuando el Ejecutivo envió su iniciativa de reforma fiscal para imponer el IETU, se olvidó que las OSC, por ser instituciones sin fines de lucro que no generan ganancias económicas, no deberían ser gravadas. Por meses, las OSC enfocamos nuestros esfuerzos para que el Legislativo excluyera a estas instituciones de dicha imposición fiscal. Sólo en los últimos meses, con el impulso de un grupo de OSC, se han realizado algunos cambios en la Ley de Fomento que sin duda, mejorarán su aplicación.


A un año de que concluya la administración de Calderón y la Legislatura LXI, existe mucho más información para llevar a cabo un debate público, como la del Registro Federal de OSC y de los reportes que las dependencias federales envían a la Comisión de Fomento sobre los apoyos y estímulos del gobierno federal a las OSC (http://www.corresponsabilidad.gob.mx/). Pero, especialmente, las cifras publicadas en el portal del Servicio de Administración Tributaria (consulta las cifras aquí) sobre los recursos privados que reciben las organizaciones sin fines de lucro autorizadas para dar recibos deducibles de impuestos.


Por lo anterior, no coincidimos con la preocupación de Eduardo Huchim sobre la falta de transparencia de los donativos privados deducibles de impuestos y la rendición de cuentas de parte de las OSC que los reciben, expresada en su columna del Reforma que tituló Filantropía opaca. Ahora la filantropía es más transparente, gracias a que las OSC que han obtenido el estatus como donatarias autorizadas pidieron al SAT incluir entre sus obligaciones la de publicar los datos financieros sobre los donativos privados que reciben, y así lo hacen año con año. Además, el SAT ha implementado otras medidas para incrementar la fiscalización de las organizaciones con estatus de donatarias autorizadas.


Por otra parte, en su columna semanal del Reforma, Sergio Aguayo se dirige a quienes descalifican a las OSC porque no rinden cuentas y son opacas, señalando la obligación que tienen de presentar públicamente su información en el portal de transparencia del Sistema de Administración Tributaria. Por eso, propone que se corrija el marco institucional para permitir que más organizaciones puedan otorgar recibos dedeucibles de impuestos, lo que además, conducirá a un mayor grado de transparencia.


Aguayo nos recuerda que, ni la alternancia ni el federalismo han cumplido con las expectativas de resolver problemas de inseguridad, degradación del medio ambiente, pobreza y el desencanto de las mayorías con una democracia, aún con un Presupuesto de Egresos de la Federación que casi ha triplicado durante la última década. “Hay suficiente información para saber lo que pasa y estoy entre los que piensan que la corrección vendrá cuando la sociedad mejore en su capacidad para exigir cuentas y se convierta en el contrapeso del gobierno y de las empresas abusivas”. Por eso dice, son “inquietantes” las cifras que menciona Mónica Tapia sobre lo reducido del sector de OSC en México y resulta urgente incentivar su fortalecimiento, ya que es un actor necesario para enfrentar muchos de los problemas del país.


Otro artículo provocador, el que Leopoldo Lara publicó en el Diario El Mañana de Nuevo Laredo, Tamaulipas, comenta que urge homologar el marco fiscal con la Ley de Fomento, para que las OSC se fortalezcan y presionen con mayor firmeza y estrategia para que nuestros representantes en el gobierno lleven a cabo las reformas que el país necesita, imponiendo los intereses ciudadanos sobre los intereses partidistas o personales de los tomadores de decisiones.


Tú, ¿qué opinas? Puedes descargar y leer los artículos completos de la sección Delicious de este blog. Descargar y leer aquí.

LOS MÁS LEÍDOS