23 jul. 2014

El concepto de Organizaciones de la Sociedad Civil en las Reglas de Operación de los Programas Sociales

El concepto de Sociedad Civil es un concepto amplio porque abarca más allá de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), incluye a los sindicatos, a los partidos políticos y otras formas de organización de la ciudadanía. Este debate también se refleja en el concepto OSC, puesto que no hay un consenso para definir qué son, qué no son, qué hacen y qué no hacen las OSC.

Estos debates teórico-conceptuales parecen ajenos al trabajo que las OSC realizamos día con día, pero nos afecta en la medida en la las instancias de la Administración Pública Federal (APF) encargadas de fomentar nuestras actividades no tienen claro lo qué somos y lo qué hacemos.

En el caso de México, la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil (Ley de Fomento), define a las OSC como ‘todas las agrupaciones u organizaciones mexicanas que, estando legalmente constituidas, realicen alguna o algunas de las actividades a que se refiere el artículo 5 de la presente ley y no persigan fines de lucro ni de proselitismo partidista, político-electoral o religioso, sin menoscabo de las obligaciones señaladas en otras disposiciones legales’[1].

Con la definición podemos destacar que la Ley de Fomento reconoce a las OSC que están constituidas legalmente, es decir, que cuenten con acta constitutiva. Al ser reconocidas por la Ley de Fomento, las OSC pueden ‘gozar de los incentivos fiscales y demás apoyos económicos y administrativos, que establezcan las disposiciones jurídicas en la materia’[2]

Para acceder a los fondos públicos las OSC pueden concursar en las convocatorias que emitan las instancias de la APF o en los programas sociales sujetos a reglas de operación.

En el caso de los programas sociales sujetos a reglas de operación es donde encontramos que existe una mala interpretación sobre qué son y qué hacen las OSC porque en algunos casos las reglas de operación no contemplan lo que se establece en la Ley de Fomento. Además de que es grave que las dependencias de la APF no tengan claro las actividades que realizan las OSC existiendo una Ley de Fomento y el trabajo que diversas OSC han hecho para crear un ambiente propicio para que desempeñen sus funciones, es aún más grave que reporten al Instituto de Desarrollo Social (INDESOL)[3] que han apoyado económicamente a OSC cuando no es así.

El caso más contradictorio, en el sentido de que no apoya a OSC pero reporta a INDESOL que lo ha hecho, es el Programa de Conservación para el Desarrollo Sustentable (PROCODES) que depende de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT). En el apartado ‘restricciones’ de las reglas de operación del programa establece que ‘no serán considerados como personas beneficiarias del PROCODES a las administraciones públicas de la Federación, de las Entidades Federativas, del Distrito Federal y Municipios, ni las organizaciones de la sociedad civil’[4] entre otras.

En el caso de los programas sociales de la Secretaría de Economía (SE) también existe una confusión sobre lo que hacen las OSC. De los cuatro programas con reglas de operación con los que cuenta la SE, tres de ellos reportan haber fomentado las actividades de las OSC pero están asignado recursos a Micro y Pequeñas Empresas (PyMES).

El Programa para el Desarrollo de la Industria de Software (PROSOFT), el Programa de Competitividad en Logística y Centrales de Abasto (PRLOGYCA) y el Programa para el Desarrollo Tecnológico de la Industria (PRODIAT) consideran que las OSC son ‘personas físicas con actividad empresarial y personas morales constituidas conforme a la legislación mexicana; los organismos, agrupamientos empresariales, empresas integradoras y asociaciones civiles’[5].

Las OSC no son entidades empresariales y aunque la Ley de Fomento reconoce que las OSC pueden desarrollar actividades de Promoción y fomento educativo, cultural, artístico, científico y tecnológico; y de fomento de acciones para mejorar la economía popular. Los programas sujetos a reglas de operación de la SE van enfocados a fomentar las actividades de las PyMES y no a las OSC.

Los ejemplos anteriores demuestran que existe una incorrecta interpretación  en la definición de OSC empleada en las reglas de operación de los programas sociales de la APF, lo provoca que se reporte de manera incorrecta el monto de recursos asignados al fomento de las actividades de las OSC. Por ello es necesario que se amplié el concepto de Organizaciones de la Sociedad Civil en la Ley de Fomento, es decir, que se reconozca el trabajo que realizan colectivos de OSC, movimientos sociales y otras expresiones de la sociedad civil organizada.  Evitar confundir el trabajo de las OSC con el de las PyMES o con otro tipo de organizaciones que la APF puede apoyar con recursos públicos.




[1] Artículo 3 de la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil.
[2] Artículo 6, Fracción VI de la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil.
[3] Las dependencias de la APF reportan a INDESOL los estimulos que otorgan a las OSC porque es la Secretaría Técnica de la Comisión de Fomento a las Actividades de las Organizaciones de la Sociedad Civil.
[4] Reglas de Operación del Programa de Conservación para el Desarrollo Sustentable 2014.
[5] Reglas de Operación del Programa para el Desarrollo de la Industria de Software (PROSOFT), el Programa de Competitividad en Logística y Centrales de Abasto (PRLOGYCA) y el Programa para el Desarrollo Tecnológico de la Industria (PRODIAT) 2014.

LOS MÁS LEÍDOS